Sencillos trucos para blanquear tus dientes

3 años
23397 Visitas
Sencillos trucos para blanquear tus dientes

Los dientes son formaciones duras localizadas en la boca que sirven para cortar y triturar los alimentos. Éstas se encuentran constituidas por cuatro clases de tejidos.

El más externo, el esmalte, es de color blanco y recubre la corona de los dientes. El esmalte es el material más duro del organismo; está constituido en casi su totalidad por una sustancia mineral, el fosfato calcico cristalizado.

Bajo el esmalte, y formando el cuerpo de los dientes, se encuentra el marfil o dentina y la pulpa dentaria rellena la parte central de los dientes; contiene los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas que confieren vitalidad a las piezas dentarias. La raíz de los dientes está recubierta por el cemento, un tejido de tipo óseo.

Es importante observar que, a pesar que los dientes son la parte más dura y resistente del cuerpo humano, el tejido dental no se regenera y, por ello, es necesario cuidarlos para evitar, por ejemplo, los dientes manchados.

Cuando los dientes comienzan a oscurecerse y/o vetearse, puede ser por dos razones:

  • Manchas extrínsecas. Son aquellas que aparecen en la superficie dental y, en la mayoría de los casos, ocurren por mala limpieza o excesivo consumo de alimentos que las producen. La buena noticia es que, con dedicación y constante cuidado, se pueden controlar y prevenir.
  • Manchas intrínsecas. Aparecen cuando se sufre algún trauma o infección dentro del diente. También ocurren por deficiencias nutricionales, factores genéticos, y envejecimiento.

Sin embargo, el consumo de de café, chocolate, vinos tintos o refrescos de cola,  pueden causar, con el transcurso del tiempo, manchas permanentes en la dentadura, debido a la acción que ejercen sus componentes sobre la misma.

Algunos factores que producen manchas en los dientes son:

  • Mala higiene.
  • Consumo excesivo de frutas como cerezas y moras.
  • Ingesta de vino tinto, café, té, jugos ácidos y refrescos de cola.
  • Humo de cigarro.
  • Enfermedades infantiles graves, sobre todo durante la formación de los dientes.
  • Golpes muy fuertes.
  • Raquitismo.

Remedios caseros para los dientes manchados

Remedio casero para los dientes manchados #1:  Lavar un par de hojas de salvia y frotar a diario, con ellas, la superficie de los dientes.

Remedio casero para los dientes manchados #2: Cepillar, una vez por semana, los dientes con un poco de bicarbonato de sodio.

Remedio casero para los dientes manchados #3: Mojar un trozo de algodón con un poco de agua oxigenada y frotar los dientes después del cepillado normal.  Realizar este remedio cada dos días, especialmente si se toma café, se fuma o se consume alcohol con frecuencia.

Remedio casero para los dientes manchados #4: Utilizar una pasta de dientes que en su composición incluya papaya (ayudará a blanquear los dientes).

Remedio casero para los dientes manchados #5: Frotar, tres veces por semana, los dientes con una fresa partida por la mitad.  Este remedio ayuda a blanquear los dientes y, a la vez, fortalece las encías sangrantes con lo cual se previene la gingivitis o inflamación de las encías

Remedio casero para los dientes manchados #6: Cortar un pedazo de carbón y molerlo hasta obtener un fino polvo el cual debe ser colocado sobre la pasta de diente.  Cepillar y luego lavar de forma regular los dientes.

 

Recomendaciones

Mantenerlos limpios. Es necesario para que los dientes no se manchen, cepillarlos por lo menos dos veces al día, y hacerlo especialmente unos minutos después de cada comida.

Enjuagar la boca. Después de cada ingesta, también se debe utilizar un enjuague para asegurar una limpieza total.

Utilizar hilo dental. En algunas ocasiones, la placa dental (capa delgada de bacterias y residuos de comida) puede hacer que los dientes luzcan veteados. Para evitarlo, es necesario el uso del hilo dental.

Evitar el tabaco. Es fundamental para evitar las manchas, ya que este elemento es uno de los principales factores causales.

Reducir la cafeína. Se aconseja disminuir al máximo su consumo y, en lo posible, cepillarse la boca después de haberla ingerido.

Utilizar carrizo. Para reducir el contacto directo con los líquidos, se puede emplear esta herramienta para beber líquidos que manchan.

Visitar al dentista. Es aconsejable ir una vez al año a la consulta con el odontólogo, sobre todo si se observan anomalías. De esta manera, se evitará cualquier problema dental que pueda involucrar la destrucción de la parte viva del diente.

Comments

comments

loading...

Comentarios