Un hombre que no se ducha desde hace 12 años cuestiona todo lo que pensamos sobre la higiene

3 años
9142 Visitas

“¡No soy raro!”, afirmó. Katie Couric, presentadora de noticias internacionales de Yahoo, entrevistó a David Whitlock sobre sus hábitos de higiene, o más bien la falta de ellos.

Bañarse: se trata de un tema sobre el que todos tienen opiniones diversas. Algunos nos duchamos por la noche, otros por la mañana. Algunos no soportan pasar un día sin el baño y otros pueden estar hasta una semana sin enjabonarse.

En la actualidad, no ponemos en duda que ducharse regularmente es un buen hábito, pero lo cierto es que la historia de la higiene personal es controvertida. Los antiguos griegos y romanos pasaban su tiempo libre en los baños públicos, y el Islam siempre ha hecho hincapié en la higiene personal. Sin embargo, en la Europa medieval, con el auge del cristianismo, bañarse dejó de ser importante. En ese momento la higiene exagerada se consideraba un signo de vanidad y promiscuidad, y se creía que el agua podía provocar enfermedades. No fue hasta el siglo pasado, con la aparición de la plomería moderna, que se puso de moda ducharse todos los días.

Ahora, un hombre nos hace cuestionarnos si realmente deberíamos hacerlo. David Whitlock lleva 12 años sin bañarse. A cambio, rocía su cuerpo con una mezcla de bacterias oxidantes de amoníaco (AOB) que le confieren un olor fresco y lo hacen sentirse más limpio que nunca, dijo.

Después de percatarse de que los animales utilizan las bacterias del lodo para no oler mal, Whitlock quiso hacer un experimento y dejó de ducharse. Con el objetivo de conseguir ese resultado, aisló las bacterias del barro que neutralizan el olor y las aplicó en su propio cuerpo.

No se ha duchado desde entonces y tampoco encuentra un motivo para volver a hacerlo, le comentó aYahoo Health. “He pensado en ello muchas veces, y podría hacerlo, pero no siento la necesidad. Nada me hace sentir una necesidad imperiosa de ducharme”, explicó.

“No soy raro”, afirmó. “Me lavo cuando tengo que lavarme. Y si estoy haciendo un trabajo delicado para el que necesito tener las manos limpias, me las lavo”. Pero cuando se trata de eliminar el sudor y la suciedad cotidiana, las bacterias que se rocía son las encargadas de hacer todo el trabajo, lo mantienen limpio y libre de olores, confesó.

Ahora, después de más de una década e innumerables experimentos, Whitlock se ha unido a otros científicos para lanzar AO Biome, una nueva empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, que investiga cómo las bacterias pueden mantenernos limpios y saludables. Hasta el momento han desarrollado la línea de productos Mother Dirt, que consiste en un champú y una espuma limpiadora respetuosos con elequilibrio bacteriano del cuerpo y que se pueden utilizar bajo la ducha.

También ofrecen un aerosol rico en bacterias que contribuye a equilibrar la piel después del baño. Además, con este producto podrás seguir los pasos de Whitlock y dejar de ducharte. Se nebuliza debajo de los brazos y por todo el cuerpo, en vez de usar la espuma de jabón y el desodorante.

Nos deshicimos del jabón y apostamos por las bacterias. No fue una mala idea… Adiós al olor.

“No se trataba simplemente de dejar de ducharse. El objetivo era saber qué sucedería si volvía a poner estas bacterias que están presentes en la naturaleza (las bacteriasoxidantes de amoníaco, AOB) en contacto con su piel. Él temía que los productos de aseo que usaba al ducharse las eliminarán”, explicó Jasmina Aganovic, la directorade Mother Dirt.

Aunque parezca una locura, lo cierto es que Whitlock tiene su parte de razón.

Diferentes estudios sugieren que nuestra obsesión con la higiene corporal puede ser contraproducente y hacernos enfermar, ya que aniquila bacterias buenas como las AOB, que mantienen nuestra piel sana y fortalecen nuestro sistema inmunológico. Esto también sirve para el interior del cuerpo. Basta pensar en el daño que un tratamiento con antibióticos le puede hacer a nuestra flora intestinal. “Hemos confundido lo limpio con lo estéril, y es probable que esto afecte nuestra salud”, le explicó Aganovic a Katie Couric, presentadora de noticias internacionales de Yahoo.

Además de desarrollar productos ricos en bacterias beneficiosas para la salud, el equipo de Whitlock está llevando a cabo estudios de doble ciego para demostrar que las bacterias pueden eliminar el olor y mejorar algunos problemas de la piel, como el acné y el eccema.

Aunque suena prometedor, algunos expertos indican que todavía no hay evidencias suficientes que prueben que un producto rico en bacterias pueda ayudarnos en nuestro aseo cotidiano. “Es muy difícil hacer comentarios al respecto porque aún no se han realizado buenos ensayos clínicos”, explicó el dermatólogo Ted Lain. “No hay ensayos realizados por terceras partes no implicadas que demuestren que un aerosol de bacterias disminuya el olor corporal o ayude a tratar problemas de la piel como el eccema o el acné”.

Lain no ha estudiado los aerosoles antibacterianos, pero advierte que un solo producto que busca abordar todos los aspectos de la higiene, podría no resultar eficaz. “El microbioma de la piel de una persona es diferente en las distintas partes de su cuerpo”, explicó Lain, por lo que las bacterias que podrían ser beneficiosas para una parte del cuerpo, podrían no serlo para otras.

“Yo no afirmaría que las personas se asean en exceso, a menos que se trate de un adolescente que intenta combatir el acné”, dijo Lain. Por lo general, el jabón no es dañino si uno no padece una enfermedad de la piel (como el eccema) que se vea afectada por su uso. Además, nos ayuda a protegernos de los gérmenes, afirmó.

Dicho esto, queda claro que los productos antibacterianos no son muy buenos para nuestra piel o la salud. Lain está de acuerdo con que el enfoque antibacteriano puede ser muy peligroso. “No creo que sea necesario”, indicó. “Creo que estamos usando muchos productos antibacterianos. Somos una sociedad germofóbica, lo cual contribuye a la aparición de bacterias resistentes que nos ponen en riesgo”.

Lain explica que la higiene personal no es la misma para todos, cada persona tiene una necesidad diferente. “Depende de la persona, del sitio en el que vive, su tipo de piel y si sufre alguna enfermedad dermatológica”, explicó. “Para la persona media, que tiene una piel normal y vive en una ciudad, es importante bañarse una vez al día. Eso no significa que tiene que usar una esponja o un jabón antibacteriano, pero es imprescindible que elimine los gérmenes y la suciedad de su cuerpo”.

Aunque no deberíamos recurrir a los jabones antibacterianos tan a menudo, Lain no está de acuerdo con la idea de dejar de bañarnos. “Dado que ya han surgido esas bacterias resistentes, necesitamos limpiar nuestra piel”, explicó. “Si tienes bacterias resistentes en la piel y te cortas, podrías enfermar”.

Lain dice que está muy interesado en el aerosol y que le encantaría saber más sobre este producto, pero también apunta que “no hay una investigación externa que demuestre su eficacia. Es muy interesante, y me gustaría que se investigara más, pero yo todavía no lo recomendaría”.

 

 

Fuente: https://es.noticias.yahoo.com/hombre-ducha-12-a%C3%B1os-cuestiona-214254255.html

Comments

comments

loading...

Comentarios