ATENCIÓN MADRES: «Estoy Enferma Pero Quiero Amamantar A Mi Bebe ¿Es Eso Posible?»

4 años
2230 Visitas
ATENCIÓN MADRES:  «Estoy Enferma Pero Quiero Amamantar A Mi Bebe ¿Es Eso Posible?»

La leche materna es el alimento más completo y perfecto para un lactante y en muy contados casos, su consumo está contraindicado.

 El miedo que tienen las madres de contagiar enfermedades a sus bebés a través de la leche materna es muy común. Lo que ellas no saben es que la lactancia es contraindicada en muy pocas afecciones, porque la mayoría no afecta los muchísimos beneficios de este líquido tan perfectamente diseñado para satisfacer las necesidades nutricionales e inmunológicas de su pequeño.

Si usted es madre,  está enferma y está amamantando a tu bebé, seguramente no tiene de qué preocuparse. Existen muy pocas excepciones en las que la leche materna no es recomendable y el médico debe detectarlas y sopesar la relación riesgo/beneficio para lactante.

Particularidades al amamantar

lactancia_5

Estas particularidades son las siguientes: La madre está infectada con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) o tiene el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). La madre tiene una infección por el Virus Linfotrópico Humano de células T de Tipo I o II. La madre sufre de tuberculosis activa que no ha sido tratada.

Es decir, si usted no tiene ninguna de las tres afecciones previas, puede amamantar libremente. Aquí les pondré algunos ejemplos: si tiene fiebre, amamante. Si tiene gripe, amamante.

Si tiene diabetes, amamante.Si tiene gastroenteritis, amamante. Si tiene herpes, amamante. Si tiene migraña, amamante (y así sucesivamente).

Dar pecho a tu bebé disminuye las posibilidades de que desarrolle Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, y problemas respiratorios serios.

Si debido a la enfermedad la madre debe tomar medicamentos, debe asegurarse de que estos sean aptos para el período de lactancia. Para esto, el médico debe estar bien informado al respecto para orientar correctamente a su paciente y así evitar consecuencias que pudieran afectar de forma negativa la salud del niño.

Una opción es la de consumir medicamentos pediátricos, porque son generalmente aptos para mujeres que están dando pecho.

lactancia_4

Si es imperativo el uso de un remedio que podría afectar al bebé, el médico podría sugerir que lo tome justo después de haber amamantado por última vez ese día: así, el fármaco es metabolizado durante las horas de sueño, y su concentración sea mucho menor o nula durante la mañana.

Un dato importante es que la lactancia no solo ayuda a fortalecer el sistema inmunológico del niño, sino también el de la madre, por lo que es muy probable que si le da pecho a su bebé, la curación le llegue mucho antes de lo esperado.

Comments

comments

loading...

Comentarios