Consumir Grasas Es Necesario Para Nuestro Cuerpo, No Todas Las Grasas Son Malas Te Sacaremos De Dudas…

3 años
2067 Visitas
Consumir Grasas Es Necesario Para Nuestro Cuerpo, No Todas Las Grasas Son Malas Te Sacaremos De Dudas…

Consumir grasas es necesario para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, pero debemos seleccionarlas sabiamente.

Existe una gran cantidad de mitos alrededor del consumo de grasas. La mayoría de la gente coincide en que las grasas son malas, vengan de donde vengan. Esta creencia no es correcta, o al menos parte de ella no lo es, porque no todas las grasas son iguales y no todas causan los mismos efectos en nuestro cuerpo.

¿Qué las grasas nos hacen engordar? Pues sí, porque son ricas en calorías. ¿Qué pueden tapar nuestras arterias? Algunos tipos de grasa lo hacen, sí. ¿Que su consumo aumenta la probabilidad de sufrir ciertas enfermedades, como cáncer? Acá también aplica la respuesta anterior: algunos lo hacen.

Una dieta balanceada incluye proteínas, carbohidratos, ácidos nucléicos y las muy “despreciadas y temidas” grasas.

114457_800x600_crop_5511d399a1843

Es un hecho, la grasa nos hace engordar, pero esto tiene su razón de ser. Estas aportan más del doble de calorías que las proteínas o los carbohidratos.

El secreto está en ingerir las proporciones correctas de estos grupos de alimentos para evitar el sobrepeso.

La grasa es necesaria para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo: además de ser una importante fuente de energía, forma parte de las membranas celulares de todos los sistemas vitales del organismo.

El problema llega cuando la consumimos más de la cuenta, porque se comienza a depositar en diferentes partes del cuerpo y esto implica fabricar más vasos sanguíneos para irrigarla, produciendo una sobrecarga importante para el sistema cardiovascular.

Tener más grasa implica pesar más, y esto siempre trae consecuencias para las articulaciones que nos sostienen en posición vertical.

También puede producir cálculos biliares, predisponer a sufrir hipertensión arterial y enfermedades propias del metabolismo de la glucosa, porque el tejido adiposo actúa como un órgano un órgano endocrino, produciendo hormonas como la resistina, que está implicada en la fisiopatología de la Resistencia a la Insulina.

También tiene un papel importante en la inflamación, favoreciendo la formación de placas ateromatosas que pueden terminar ocluyendo los vasos sanguíneos y causar eventos cardiovasculares de gravedad.

Ahora bien, como dije al principio de este artículo, no todas las grasas son iguales. Existen tres tipos:

a) Las grasas saturadas: en resumen, son malas. Están presentes en bollería industrial, lácteos con crema y carnes grasas.

Aumentan los niveles de colesterol malo (VLDL, LDL), lo que te hace más propenso a sufrir infartos o enfermedad cerebrovascular (ECV).

B) Las grasas trans: en síntesis: son peores que las grasas saturadas.

Su uso está muy de moda en la industria de alimentos procesados, fritos y en la margarina.

C) Las grasas insaturadas: estas son las buenas de la película. Ayudan a aumentar el único tipo de colesterol bueno que tiene nuestro cuerpo, el HDL.

Este, en líneas muy generales, sus propiedades antiinflamatorias ayudan a destapar esos vasos sanguíneos que han sido parcialmente ocluidos por el colesterol malo.

Entonces, es acertado catalogar a este tipo de grasas como las “protectoras cardiovasculares por excelencia”.

Pueden ser monoinsaturadas, como el aceite de oliva, de canola o el aguacate, o poliinsaturadas, como el omega-3 y 6, presentes en las nueces, pescados y aceite de girasol.

grasas-3

Sí, las grasas buenas son saludables, pero no debemos olvidar el hecho de que las grasas en general aportan muchas calorías en pocas cantidades, así que deben consumirse con moderación e incluir la actividad física en la rutina diaria.

Recuerda: ingerir grasas saludables es darle a nuestro cuerpo el sustrato para producir HDL, pero el ejercicio es necesario para que esto se logre llegar a cabo.

Comments

comments

loading...

Comentarios