Durante días esta mujer pegó bolsas de papel al suelo. Cuando sepa la Razón hasta tu lo querrás hacer…

1 año
30951 Visitas

La renovación de tu casa o apartamento puede ser perjudicial para tus ahorros. Siempre puedes ahorrar un poquito en pintura y papel de pared, pero el suelo siempre cuesta un ojo de la cara. A no ser que te conformes con la moqueta gris de pelo corto más básica del mercado. Un suelo bonito, fácil de cuidar para una sola habitación cuesta al menos unos cientos de euros.  Pero aquí te presentamos un truco que te ahorrará un montón de dinero:  ¡bolsas de papel!

Todo lo que necesitas es:

Al menos un rollo de papel para envolver marrón (puedes comprarlo online) o un montón de bolsas de papel del mismo color.

Grandes cantidades de pegamento para manualidades (puedes comprarlo online o en papelerías)

Barniz para madera de interiores en tu color preferido.

Pintura de poliuretano.

Un rodillo para pintar o una esponja para suelos plana y vieja.

Un cubo.

 

Y así es como se hace:

Los suelos de papel admiten suelos de concreto, yeso o de madera contrachapada. Antes de comenzar, asegúrate de que limpias bien el suelo y retiras cualquier resto de suelo antiguo. Has de retirar todo vestigio de pegamento para moquetas que haya quedado o cualquier rodapié. Si en el suelo hay agujeros o zonas irregulares, has de igualarlas antes de distribuir el papel.

Para que el papel quede pegado, los suelos lisos han de tener una ligera textura. Puedes pasar una lijadora sobre el suelo para conseguirlo. Después, limpia todo el polvo que haya quedado al lijar y deja el suelo secar.

A continuación, rasga el papel o las bolsas de papel en trozos grandes y arrúgalos un poco. Esto hará que el papel se asemeje a piedra natural.

Si tu suelo es de concreto, mezcla agua con pegamento, mitad y mitad. Si  tu suelo es de madera, mezcla 75% de agua y 25% de pegamento. Pasa la mezcla sobre el suelo con una brocha, coloca un trozo de papel sobre este y pon pegamento encima del papel también.  

Repite esto poco a poco por todo el suelo, desde los bordes hasta el centro de la sala. Asegúrate de que los trozos de papel se superponen. El papel se extiende cuando está mojado, pero encogerá cuando se seque.  

Una vez que hayas cubierto la totalidad del suelo, deja el papel y pegamento secar. El siguiente paso es sellar el suelo con barniz para madera de interiores. Si te gusta el color del papel, usa una cobertura transparente. Aplica con cuidado y equitativamente el sellado por todo el suelo. Puedes hacerlo con una esponja plana para suelos o un rodillo ancho. 

Cuando el barniz se seque, aplica varias capas de pintura de poliuretano. Deja que el suelo se seque entre capas. Una vez que hayas aplicado la capa final, deja el suelo secar durante varios días. Esto hará que sea más resistente a arañazos y muescas. 

También puedes utilizar diferentes tonos de acabado para madera, y pintar “piedras” individuales.  Esto dará al suelo un acabado más natural. 

O puedes hacer formas con el papel y crear un patrón. ¡Esto hará que tu suelo sea único!

Este proyecto te llevará su tiempo y esfuerzo, ¡pero todo se verá recompensado con un suelo de bajo coste precioso, que parecerá costosa piedra natural!

Comments

comments

loading...

Comentarios