Vaginosis bacteriana: el tratamiento precoz evitaría complicaciones

3 años
1723 Visitas
Vaginosis bacteriana: el tratamiento precoz evitaría complicaciones

La vaginosis bacteriana es una patología que representa entre el 30 y el 40 por ciento de las infecciones que pueden afectar a la vagina. Se estima que una de cada tres mujeres padecerá esta afección a lo largo de su vida. La vaginosis consiste en la alteración de la flora vaginal al producirse un incremento excesivo de organismos patógenos que provocan un aumento del pH vaginal.

Los principales síntomas que presenta esta enfermedad se derivan de los cambios en el flujo vaginal, que se torna blanquecino, fluido, homogéneo, y con un olor fuerte. Aunque en algunos casos la vaginosis no viene acompañada de síntomas, se puede diagnosticar fácilmente en una revisión ginecológica rutinaria. Aunque se desconocen las causas que pueden producir cambios en la flora vaginal, la enfermedad se asocia a ciertos factores de riesgo que tienen que ver con el origen étnico, la humedad mantenida, el tabaquismo, la iniciación precoz en las relaciones sexuales y el exceso de actividad sexual con múltiples parejas.

La alteración de la flora vaginal no representa un problema grave de salud en sí misma; sin embargo,puede producir algunas complicaciones obstétricas y ginecológicas, como parto prematuro, abortos espontáneos tardíos, aparición de infecciones de transmisión sexual (ITS), enfermedad inflamatoria pélvica o endometritis, por lo que los expertos recomiendan el diagnóstico precoz y el tratamiento de la vaginosis bacteriana. Según señala María Ángeles Gómez, ginecóloga del Centro de Salud Sexual y Reproductiva Alicante III, en Alicante, “es importante tratar esta enfermedad, sobre todo en las mujeres embarazadas, porque esta patología aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto”.

Además, María Antonia Obiol, ginecóloga del Centro de Salud Sexual y Reproductiva Fuente San Luis de Valencia, añade que, además de en mujeres embarazadas, el tratamiento se recomienda en mujeres “que van a ser sometidas a cualquier intervención ginecológica, como puede ser una exploración directa del interior del útero mediante endoscopia con fines diagnósticos o quirúrgicos (histeroscopia), realizar un legrado tras un aborto o colocar un DIU”.

Tratamiento antibiótico y otras alternativas

En la actualidad, el tratamiento más frecuente para la vaginosis bacteriana se basa en antibióticos; sin embargo, este tipo de fármacos sólo son eficaces a corto plazo, su capacidad de acción frente a determinados microorganismos es limitada, las recaídas son frecuentes y la resistencia de las bacterias van en aumento con su uso.

Ante el tratamiento con antibióticos, María José Rodríguez, ginecóloga del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Infanta Sofía, en Madrid, afirma que “en la actualidad se dispone de una alternativa que consiste en un tratamiento no antibiótico, por vía vaginal y de amplio espectro, con una rápida efectividad frente a los organismos patógenos y sin resistencias adquiridas”. Además, explica la especialista, “no presenta efectos secundarios a nivel digestivo, no afecta a la integridad del preservativo y se dan menos casos de aparición de otras infecciones vaginales después del tratamiento, como candidiasis”.

Fuente: http://www.dmedicina.com/vida-sana/sexualidad/femenina/2015/12/22/vaginosis-bacteriana-tratamiento-precoz-evitaria-complicaciones-105579.html

Comments

comments

loading...

Comentarios