Ni la sal, ni el azúcar, este producto te está matando lentamente todos los días desde tu cocina

2 años
56313 Visitas
Ni la sal, ni el azúcar, este producto te está matando lentamente todos los días desde tu cocina

Este popular aditivo de alimentos procesados se asocia con múltiples, y poco deseables, efectos secundarios. El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

 

¿Cuál es este producto?

El GMS es un aditivo que mejora el sabor de algunos alimentos procesados. Hace que las carnes procesadas y la comida congelada sepan más fresca, que los aderezos tengan un mejor sabor y le quita el sabor metálico a los alimentos enlatados.

En términos químicos el GMS contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta 1% de contaminantes. El GMS “engaña” a nuestro cuerpo haciéndonos creer que la comida sabe mejor, más sana y más rica en nutrientes.

¿Por qué no debemos consumirlo?

El consumo de GMS puede causar dolores de cabeza, migrañas, espasmos musculares, nausea, alergias, anafilaxis, ataques epilépticos, depresión e irregularidades cardíacas. Ya que es una neurotoxina, daña el sistema nervioso y sobre-estimula a las neuronas llevándolas a un estado de agotamiento, y algunas de ellas eventualmente morirán como consecuencia de esta estimulación artificial. Además, consumir alimentos con GMS hace que los niveles de glutamato en la sangre sean más altos de lo que deberían ser, y si estos niveles se mantienen así, el glutamato se filtra al cerebro causando y contribuyendo a malestares físicos.

De acuerdo con la prestigiada Clínica Mayo, el consumo de este aditivo se asocia a efectos secundarios tales como mareo, nausea, sudación, debilitamiento, taquicardia y dolor de pecho, entre otros. Y si bien se sigue utilizando masivamente en miles de alimentos procesados, la cantidad de reportes alrededor de sus efectos nocivos sigue creciendo.

Como no consumirlo:

Para evitar consumir GMS es imperativo consumir productos orgánicos y dejar de consumir alimentos procesados. Antes de comprar cualquier producto procesado (salsas, galletas, alimentos congelados y comida chatarra) lee las etiquetas, si tiene glutamato monosódico no lo compres. En ocasiones etiquetan al GMS de otra manera o es uno de los compuestos de: la proteína texturizada, el alimento para levadura, el concentrado de proteína de soya, la gelatina o el nutriente de levadura.

 

Nosotros, el público, no deseamos ser ratas en un experimento gigante y nosotros no aprobamos los alimentos que nos convierten en una nación de obesos, letárgicos, borregos adictos, alimentados por la línea del fondo de la industria alimenticia, mientras esperamos un trasplante de corazón, una amputación inducida por la diabetes, ceguera o cualquier otro desorden que amenace la vida, inducida por la obesidad. Con tu ayuda podemos poner un final a este envenenamiento. Haz tu parte y comparte este mensaje de palabra, compártelo en tus redes sociales por todo el mundo y detén este “Lento Envenenamiento de la Humanidad” por la industria de alimentos empacados.

Comments

comments

loading...

Comentarios